Soluciona360

Consumo eléctrico medio en España

El consumo eléctrico es una medida para reconocer nuestro desempeño a nivel de lo que gastamos en electricidad. Esta medición se realiza en función de diversos factores y variables que se asumen para llegar a un promedio. Evidentemente, el consumo eléctrico medio en España no será similar en invierno que en verano. Al igual que no será el mismo consumo el de un ordenador que el de un horno. Tampoco lo será de una comunidad a otra, por los factores y condiciones que analizaremos a continuación, aunque siempre podemos intentar equilibrarlo mediante determinadas técnicas para el ahorro.

consumo eléctrico medio España

Cuáles son los factores que se involucran en la determinación del consumo eléctrico

Los factores son diversos y seguramente encontraremos otros a lo largo de mucha investigación. Para poder determinar el consumo eléctrico medio en España, debemos asumir varios ámbitos. Ciertamente no es sencillo establecer una correlación directa y perfecta porque somos un país diverso. La geografía, el clima, la cultura y la industria son solo algunos factores a asumir.

Cómo es el consumo eléctrico en España

En otros artículos te hemos explicado como es el consumo eléctrico en general para el país. Consumimos más de 145 millones de tep al año. Esta es una medida curiosa, porque no responde a fórmulas físicas sino a una convención social. El tep representa las siglas correspondientes a tonelada equivalente de petróleo. Lo que significa es que debemos considerar que consumo en función de lo que rinde una tonelada de petróleo. Ahora bien, España consume más de 145 millones de esta cifra relativa, ubicándose en un espacio como país industrializado. A través de este artículo podrás informarte sobre la evolución de este consumo a lo largo de los últimos años.

Cómo calculamos el consumo eléctrico medio en España

La red eléctrica de España tiene un mecanismo de valoración para esta función. Específicamente aprovecha la información que le suministran las distribuidoras y comercializadoras de electricidad. Con estos datos ha armado una referencia en cuanto a la manera de considerar el promedio. De hecho recomiendan a los usuarios hacer algo similar, monitoreando su consumo semanal. Otro aspecto es a quien estamos midiendo. Digamos que las industrias son más sencillas de mensurar, el problema son los hogares y los pequeños comercios. Estos representan un 25% del consumo total, y por su extensión, es más difícil de colocar en cifras.

Aspectos a valorar para la determinación del promedio

Estos son los que pueden determinar diferencias sustanciales. Ente otros encontramos la dimensión de la construcción, porque ello implica usos diversos para la electricidad. Asimismo, plantean una forma de considerar la electricidad en función de las áreas que debe servir.

La ocupación es decir la cantidad de personas y la calidad en la que lo hacen es otro aspecto. Una vivienda permanente y unifamiliar, será diferente a un pequeño hostal, a pesar de una dimensión similar. Por otra parte, la cantidad de equipos y aparatos eléctricos, es un factor más directamente relacionado con la determinación del promedio. La época del año, las condiciones climáticas, la ubicación rural o urbana también definen en mucho dicho promedio. El tipo de ubicación céntrico o periférico también es un dato importante. Por ello, lo ideal es considerar el promedio.

El dato fundamental

La red eléctrica de España ha realizado esas valoraciones y el promedio es de más o menos 3.500 kWh. Alto sin duda alguna y nos indica que somos un país con mucho que explorar para racionalizar el gasto eléctrico.

Cómo se distribuye el consumo eléctrico medio en España

Datos y más datos, pero que nos permiten concluir aspectos sobre cómo podemos racionalizar nuestro consumo. A continuación te señalamos algunos aspectos interesantes que deberías conocer.

Consumo promedio de nuestros artefactos eléctricos

En el hogar contamos con toda una gama de electrodomésticos, aparatos que hacen nuestra vida más cómoda. Pero que también nos invitan a pensar en el consumo eléctrico y su destino lógico y deseable. Fíjate en estas cifras, al mes, nuestro consumo eléctrico es de algo así como 300 kWh. De estos, solo la nevera consume 54, mientras que el congelador 45 y la tele 21. Lavadora, secadora y lavavajillas, tienen un promedio de 20 kWh. Estos equipos consumen el 60% de nuestro consumo y por lo tanto debemos prestar atención a ese dato. Racionalizar para optimizar el consumo parte de comprender el porqué de estas cifras. El congelador y la nevera son elementos imprescindibles, pero con el resto, lo adecuado es vigilar como los estamos utilizando.

La estadística relativa del consumo

Visitando páginas especializadas en el tema energético, descubrimos algunas cifras interesantes. El consumo eléctrico promedio en España se relaciona con las cantidades del punto anterior agregando lo siguiente. 425 kWh de calefacción, 150 kWh agua caliente y 58,33 kWh en cocina. De esta forma, esta operación nos deja la correspondiente estadística.

El 60% es de electrodomésticos, el 15% de iluminación, el 10% en calefacción y el 5% para agua caliente. Te recomendamos que verifiques si estas cifras se adaptan a tu propio consumo promedio. Ya es un dato que puedes aprovechar para revisar tu desempeño.

Cómo disminuir el consumo eléctrico medio

Si bien es una tarea compleja, no es imposible que lo logres. Simplemente debes concentrarte en algunos aspectos previos y controlar otros.

Controlar el consumo eléctrico

La verificación es esencial. Si no conoces la manera en la cual consumes energía difícilmente podrás disminuir la factura. Existen medios electrónicos para monitorear el consumo como medidores con conexión wifi. Asimismo, la revisión constante de tus equipos puede colaborar a hacerlos más eficientes. Sigue una ruta de tu gasto y verifica los puntos débiles, crea un patrón adecuado y síguelo.

Consulta a especialistas

Muchas empresas sobre todo las que se relacionan con energías verdes, tienen planes de asistencia. En estos, se desarrollan estrategias para disminuir el consumo eléctrico a niveles tolerables. Te recomiendan por ejemplo, el tipo de iluminación, trucos para disminuirla y aprovechar el ambiente. Asimismo, la elaboración de un mecanismo para convertir tu casa en una unidad de energía autónoma.

Lo cierto es que la electricidad es confort, pero tiene un coste y debemos asumirlo. Al conocer nuestro consumo eléctrico medio, debemos aceptar una constante revisión para optimizarlo. El coste medio no es un valor específico, se puede reducir si se asumen nuevos hábitos.